PODCAST “Episodio 7” : “El mejor souvenir”

 Hola a todos y a todas! Mi nombre es Pamela y les doy la bienvenida a “en Spanish por favor”, el podcast.

Desde los comienzos de la historia, cuando los exploradores salían en sus pequeñas embarcaciones a descubrir nuevos horizontes, viajar se ha tratado siempre de lo mismo… Seres humanos intentando descubrir nuevos mundos, de probar nuevas cosas y de tener nuevas experiencias. Y de eso tratará este capítulo…

Antes de viajar a Suecia, investigamos un poco sobre la cultura, leímos y vimos muuuchos videos de youtube, entre ellos algo muy interesante sobre un pescado fermentado llamado “Surströmming”.

El Surströmming  es un plato típico de Suecia que puedes odiar o amar 🙂 . Son arenques del Mar Báltico, pescados durante la primavera a los que les ponen mucha sal y los dejan fermentar al sol por alrededor de un mes antes de envasarlos en latas de conserva. El proceso de fermentación  se origina a partir de una enzima de ácido láctico en la columna vertebral de los peces y este proceso continúa en la lata y con el tiempo se vuelve más amargo.

¿Qué tal? 🙂

Bueno, como es de esperarse, tienen un olor muy fuerte, que al abrir la lata sale como una explosión… es un olor parecido al pescado podrido o putrefacto, incluso a la basura que lleva muchos días en el basurero. 

Suena tentador, ¿no? (:  bueno, la verdad es que para nada. 

Incluso su olor y su fuerte sabor han causado un famoso reto por Internet llamado Surströmming Challenge, en el que debes grabarte abriendo las latas y tratar de comerte el pescado. Si lo buscas en youtube verás que las reacciones son del terror; muchas arcadas , gritos y vómitos. 

Cuando recién llegamos a Suecia, nos quedamos en un AIRBNB en Estocolmo y le preguntamos a la dueña sobre este particular plato…y ella reaccionó inmediatamente con cara de asco, dijo que era el peor invento de los suecos y que nunca lo probaramos 🙂 También nos dijo que en muchos edificios está prohibido comerlos ya que el olor se pasa por todos los departamentos y se queda ahí por horas… De nuevo, no muy tentador…

Cuando nos mudamos a Skellefteå nos dimos cuenta que vendían las latas de Surströmming en el Supermercado. Las latas son un poco más grandes que una lata de atún, y un poco más “gorditas”. Las veíamos y pensábamos, bueno…algún día habrá que probarlo, pero tiene que ser preparado por un sueco, que sepa como hacerlo.

Así fue como, 4 meses después, conocimos a Billy, un sueco de 30 y tantos, muy simpático y muy orgulloso de sus tradiciones y que nos invitó a comer Surströmming, pero de verdad. No como se ve en internet, él insistía que esos desafíos de youtube no tenían nada que ver con la realidad. 

Aceptamos la invitación, por supuesto, y cuando llegamos a su casa, nos llevó a un lugar abierto, para evitar molestar a las personas con el olor… yo estaba muy nerviosa porque esperaba un olor asqueroso. 

Bueno, él cubrió la lata con una bolsa plástica, porque al abrir la lata sale un chorro que, muchas veces puede entrarte en los ojos :)… muy tentador todo…cierto?

Finalmente, él abrió la lata y salió un pequeño chorro y el olor también… para mi sorpresa, fue un olor a pescado fuerte,  pero nada que no se pudiera soportar… es como estar en un puerto o en una pescadería sin ventanas. 

Creo que haber estado al aire libre nos favoreció mucho. Además, esa tarde había mucho viento.

Después de abrirlo, fuimos a sentarnos a una mesa en el patio, donde él tenía: Un pan delgado (Tunnbröd, (thin bread)) , que es muy común por estos lados y está hecho de trigo, centeno y cebada, es muy crujiente y luce como un crepe; no tiene mucho sabor y es especial para comer esto. Además, tenía una olla con papas cocidas, mantequilla, eneldo, cebolla morada, tomates , salsa agria y hojas de menta.  Todo esto es muy común en la cocina sueca. Bueno, también tenía cerveza, mucha cerveza… para la valentía cierto? y un poco para el sabor también.

¿Cómo se come?

Primero debes sacar el pescado de la lata, abrirle el estómago, sacarle los intestinos… uff… Después, debes apretarlo con el tenedor detrás de la columna, para que las espinas se suelten de la carne. Si lo haces bien, será muy fácil deshacerte de ellas. Entonces quedas con un poquitito de carne de color rojo… y a veces puedes incluso encontrar huevos – gracias a Dios yo no encontré ninguno-, pero mi pareja si. Y por supuesto también se comen… 

Las personas que hacen los desafíos de youtube no hacen nada de eso, solo abren la lata y se comen el pescado con todo… es una locura, encuentro…

Y ahí cuando ya tienes la carne, debes preparar el sándwich, con la mantequilla, las papas, y todo lo demás. Yo le puse mucho de todo lo demás 🙂  porque tenía miedo del sabor. Durante el proceso, lo único que tenía mal olor era la lata, que atrajo a algunas moscas… pero nada que no se pudiera tolerar… creo que el viento fue nuestro mejor amigo ese día. 

Y…llegó el momento de probarlo…

Para mi sorpresa, el sabor que sentí fue a un pescado salado…muy salado … .pero que con el tomate, las papas, la salsa y la mantequilla…el sabor fuerte del pescado disminuyó… claro y con la cerveza también. 

Nadie tuvo arcadas, nadie vomitó… Por el contrario, fue un proceso muy entretenido, a pesar de que nunca había abierto un pescado, ni tampoco me gusta mucho la idea de hacerlo… con la conversación y las instrucciones de Billy, fue muy entretenido e interesante.

Ahora, si me preguntas si lo volvería a hacer … yo creo que sí… para enseñarle a alguien, a mi familia o amigos que vengan a visitarnos algún día… o en alguna celebración especial sueca.

Para ser honesta, me comí sólo un pescado, porque si bien el sabor no es TERRIBLE, tampoco es maravilloso… no como un ceviche :). 

¿Pero la experiencia? La experiencia fue inolvidable, y por eso creo que merecía ser compartida con ustedes, por si alguna vez se animan a venir a Suecia…o a cualquier parte. Siempre, como dije al principio, lo más bello de viajar es descubrir, probar… probar la comida; las bebidas, las costumbres, y de esa forma te pruebas a ti mismo… y sea lo que sea que encuentres va a ser inolvidable, para bien o para mal. Y creo que ese es el mejor souvenir que puedes llevar a casa, si es que algún día pretendes regresar.

Bueno, espero que no les haya dado mucho asco mi historia (:

Un gran abrazo y gracias por escucharme! recuerden que  “el spanish” llegó para quedarse.

¡Nos escuchamos pronto! Chau Chau.