PODCAST “Episodio 4” : “Vida Nómade”

En este episodio quiero hablarles de lo que significa vivir viajando, de los esfuerzos y las cosas y personas que quedan en el camino… y sobre todo quiero intentar responder a una de las preguntas que más recibo y es ¿cómo lo hago para viajar tanto? 🙂

Recuerdo que las primeras veces que conté que me iba de Chile e iba intentar vivir afuera… los comentarios más comunes eran:  “¡Qué rico! me encantaría hacerlo pero no tengo tanta plata” , “es mi sueño de toda la vida, pero no me atrevo”, “es que tengo hijos” , “es que yo no podría dejar a mi familia”, “es que … es fácil para ti porque sabes inglés”… ¡como si el inglés lo hubiese aprendido por suerte! y no estudiando y preparándome por años…como cualquiera podría hacerlo.

 A veces a mi familia, la gente le dice: Qué bonito pero ¿Qué hace tu hija que siempre está viajando? ¿de dónde saca tanta plata? 🙂  -De alguna forma las felicitaciones siempre vienen con algún comentario… innecesario-

La gente siempre piensa que la vida de una viajera es color de rosa y puro disfrute… Y adivinen qué … .no lo es.

La primera vez que salí de Chile lo hice por un regalo de graduación que le hicieron a mi pareja y… eran dos pasajes a Buenos Aires, por cuatro días… hotel y avión incluídos… nosotros sólo debíamos juntar plata para comer y pasear allá. Ambos estábamos en la Universidad y trabajabamos haciendo clases particulares, también trabajé de mesera, secretaria – que ha sido el trabajo más aburrido que he tenido en la vida, esa es la verdad-  y como “promotora”, en Chile le llamamos promotoras o promotores a las personas que te ofrecen cosas de una marca en específico en las tiendas, algo así como lo que hizo Joey en un capítulo de friends, ofreciendo “Bijan for men” 🙂  se acuerdan? Bueno, yo ofrecía dulces en halloween 🙂 

Con eso costeamos nuestro primer viaje, para nada lujoso y con muchas cosas que NO pudimos hacer. Pero fue una gran experiencia… Pudimos conocer el obelisco, tigre, Caminito y comimos parrilladas mirando un baile de tango 🙂 

Antes de ese viaje ya habíamos conversado la idea de irnos a otro país, y al parecer esa primera experiencia nos abrió un poco más las alas. 

Investigamos sobre visas y Canadá recientemente había abierto un programa de Working Holiday , perfecto, pensamos…

El “único problema” era que necesitábamos mucha plata para los pasajes, para costear los papeleos, los requisitos del país y la aplicación a la visa… y más importante aún, necesitábamos tener plata extra por si algo …o por si todo salía mal. 

Pero…¿de dónde podríamos sacar esa plata? Ni siquiera imaginamos la posibilidad de pedir prestado a nuestras familias, quienes por lo demás, no sabían de nuestros planes… tampoco podíamos ir a un Banco…no podíamos partir esta aventura endeudados…

Entonces, había que ser pacientes… teníamos que trabajar y ahorrar… 

Ambos tuvimos mucha suerte porque una vez titulados como profesores, en diciembre… encontramos trabajo inmediatamente para comenzar a trabajar en marzo, que es el mes de inicio del año escolar en Chile.

Nos comprometimos a ahorrar la mayor parte de nuestro sueldo… mirando como nuestros compañeros y conocidos podían irse de vacaciones, o comprarse autos… mientras nosotros guardamos el 60% de nuestros sueldos, para esta gran meta en común. No fue fácil, porque evidentemente cuando recién comienzas a ganar dinero quieres usarlo y disfrutarlo… pero la convicción fue mayor. 

Así pasaron dos años y finalmente pudimos viajar…Estando en Canadá pudimos trabajar harto y por lo tanto, viajar harto también… Es importante tener en cuenta, que cuando viajas con este tipo de visas de Trabajo y Vacaciones, puedes trabajar mayoritariamente en ciertos rubros…como: hotelería, restaurantes y en tiendas… y claro, entre más inglés hables, más posibilidades tienes de conseguir un buen puesto.

 Lo mismo pasa si haces la visa de Trabajo y Vacaciones en Chile,por ejemplo. o en cualquier otro país, hablar el idioma es una gran ventaja.

Bueno, trabajamos mucho mucho y decidimos guardar el 50% de lo ganado, para poder irnos otra vez, a otra parte… y así sucedió Australia…donde fuimos con la misma visa de Trabajo y Vacaciones.

Australia es mucho más caro, pero trabajamos el triple que en Canadá y ganamos mucho más también… La visa te da un permiso de 365 días para trabajar y nosotros trabajamos todos esos días…muchas personas prefieren trabajar un poco menos y se van a turistear antes…Pero en Canadá aprendimos que es mejor “sacarle el jugo” al permiso de trabajo, osea…exprimirlo, usarlo completamente… y después es bueno tomar una visa de vacaciones para aprovechar el tiempo y tranquilamente turistear.

Pudimos viajar, conocer y disfrutar todo nuestro esfuerzo, pero adivinen qué… con un poco de plata guardada también… para cualquiera fuera la próxima aventura. 

Después de mucho pensarlo, decidimos que la próxima aventura sería en Europa, porque ya nos habíamos cansado un poco de las visas de vacaciones y trabajo, que mayoritariamente duran un año o dos… Esta vez queríamos algo más permanente.  En Europa podíamos ocupar la doble nacionalidad de mi pareja, que es Chileno-Italiano, y así podemos vivir y trabajar en cualquier parte.

Pero, como bien dije… ahora era más permanente, por lo tanto, necesitábamos más tiempo, mayor organización y más ahorros también, porque era un gran salto.

Entonces nos quisimos tomar dos años… en esos dos años, trabajamos como profesores en Chile, otra vez, y ahorramos más dinero… otra vez. 🙂

Lo bueno de mi profesión, y de enseñar idiomas es que “estos paréntesis” en mi currículum, donde no trabajé “formalmente” como profesora en Chile… no eran realmente un problema, porque viajar, aprender de otras culturas y mejorar mis habilidades lingüísticas es muy bueno y muy valorado por la mayoría de las instituciones educativas.

Y bueno, luego, con la pandemia descubrí una forma mucho más amigable de trabajar y moverme sin problemas… esta forma es: enseñar en línea; con mis propias modalidades, mis propios tiempos, mis propios precios, ganando más incluso que cuando trabajaba para un instituto de idiomas que nos pagaba miserablemente… y, lo más importante, pudiendo trabajar desde cualquier lugar del mundo porque solamente necesito mi computador, un micrófono, y buen internet. Y lo he disfrutado mucho 🙂

También tienes que tener claro que, a menudo, la gente que no se atreve a dar el salto, te va a decir que tú tampoco puedes, que no es buena idea…no sé… quizás tú ahora me estás escuchando y piensas que “ella pudo, pero  yo no podría hacerlo jamás”… y eso no es cierto.

Lo único que hace la diferencia entre una “idea loca” o un “me gustaría” y un “lo logré” es cuánto realmente quieres hacerlo… si es que te quita el sueño…y cuánto estás dispuesto a perder… Yo ya llevo un camino largo recorrido y  me ha dado la seguridad y confianza en mí misma, pero empecé con miedo e inseguridades, y eso es completamente normal.

Creo que todo se resume a que, si tienes realmente la intención de vivir en otro país o de viajar, debes TRABAJAR, aunque sea haciendo un trabajo que no te gusta mucho, hazlo y AHORRA, haz que tus horas de trabajo valgan la pena…prepárate, investiga, estudia y  aprende el idioma. No es fácil, no es rápido… hay muchas tentaciones, muchas cosas que tu entorno te hace creer que necesitas tener… pero que finalmente aprendes a no necesitar. Como por ejemplo, el auto de moda, joyas, ropa cara, o una gran casa llena de muebles.

Pero debes recordar que cuando quieres seguir moviéndote nada de eso suma…todo resta, todo hace más pesada la maleta… y así fue como dejé, por ejemplo, de comprar libros…:)  y comencé a leer digitalmente, aunque me guste mucho el olor a libro nuevo… como también me encanta la decoración y la ropa bonita… pero no puedo acarrear todo eso por todo el mundo.

También amo a mi familia y dejarlos es lo más difícil siempre que emprendemos vuelo… a todos nos cuesta mucho llanto y mucha angustia…y a veces esa pena te hace dudar… en realidad, es lo único que alguna vez me ha hecho dudar…pero es otro de los altos  precios que debo pagar por la vida que quiero vivir. Y cuando estás realmente convencido o convencida de lo que quieres,  simplemente respiras profundo y pagas el precio.

Me gusta esa frase súper cliché, pero super cierta que dice: “Viajar es la única cosa que compras, que te hace más rico” Creo que lo resume todo… porque no sé cuántos millones he gastado, no sé cuánto me podría haber comprado con eso…ni dónde lo habría puesto jaja o para qué… pero si sé cuánto he vivido, si sé que tengo recuerdos maravillosos y otros muy difíciles…que me han hecho crecer y aprender tanto,  que me hacen pensar que si me muriera hoy…no importaría, porque he vivido mi vida como he querido… y eso, finalmente, no tiene precio.

Espero haber respondido un poquito a sus preguntas…

Un gran abrazo y gracias por escucharme! recuerden que  “el spanish” llegó para quedarse.

¡Nos escuchamos pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s