PODCAST “Episodio 2” : “Choque Cultural 1″

Hola a todos y a todas, mi nombre es Pamela y les doy la bienvenida a “en spanish por favor”, el podcast. 

En este episodio quiero inaugurar una sección llamada “Choque Cultural”…Aquí hablaré sobre esas experiencias que, al estar viviendo en un país distinto al mío, a veces me resultan un poco confusas, llaman mi atención o simplemente me parecen interesantes.

Para comenzar, te haré una pregunta… ¿qué prefieres? usar tarjeta o dinero en efectivo?

Bueno, yo, siempre que viajo me preocupo de cambiar un poco de pesos chilenos a dólares o cualquiera sea la moneda del lugar que visite. Usualmente no cambio mucho dinero, porque no quiero perderlo todo en la maleta o no sé…por si me asaltan o algo pasa…

Bueno, en mi experiencia, siempre es útil tener efectivo cuando quieres comprar cosas pequeñas y así evitas los cargos innecesarios -y a veces abusivos- que aplican los bancos cuando ocupas las tarjetas cuando las usas en el exterior.

Siguiendo ese pensamiento; un tiempo antes de viajar a Suecia, fui a una casa de cambio, en Concepción, en Chile.  Quería preguntar si tenían coronas y recuerdo que tuve que hacer una fila de al menos media hora -porque por el Covid y todo, los aforos… todo andaba mucho más lento- 

Mientras hacía la fila, leí que en Suecia no usan mucho el efectivo… pero, como soy tan porfiada, seguí haciendo la fila,  porque, bueno… esa es mi rutina pre viaje y lo iba a seguir haciendo, obvio.

Cuando recién, finalmente llegó mi turno, me dijeron que no les quedaban más coronas suecas, y que volviera la próxima semana. 

Luego Concepción entró en cuarentena y no pude ir más a la casa de cambio… pero internet insistía en que en Suecia el dinero en efectivo no servía…Entonces, bueno ¿cómo va a ser tanto? Decía yo 🙂 …¡porfiada hasta el final!

Bueno, no me quedó otra y viajé sin coronas, en cambio habilité todas mis tarjetas para usarlas afuera, e incluso abrí una cuenta nueva, en otro banco, por si acaso… ya me ha pasado que de repente una tarjeta o un banco tiene problemas y no puedo pagar en determinados lugares o en ciertas máquinas…y no me quería arriesgar, por supuesto.

Bueno…Así llegué a Suecia y dentro de las tiendas comencé a leer  “Esta tienda es cash free” ósea, no aceptan efectivo. Así de simple, resultó que esta vez internet no mentía 🙂 y no es que “no les guste el efectivo”, no es que “prefieran” las tarjetas… ellos simplemente ya no aceptan pagos en efectivo . Por ejemplo…¿Quieres pagar por un café?… tienes 100 o 1.000 coronas en efectivo? A nadie le importa 🙂 Porque sii no tienes tarjeta, simplemente no puedes pagar y te quedas sin café. Fin de la historia.

También recuerdo que cuando recién llegamos a Suecia, fui a una tienda a comprarme un gorro para el frío…cuando iba a pagar, mi tarjeta obviamente no funcionó. Probé con la otra y tampoco funcionó… Empecé a sudar y le pregunté a la vendedora si podía ir a sacar dinero del cajero automático -que estaba al frente de la tienda- y  así poder pagar con efectivo… cordialmente me dijeron que NO. 🙂 0 posibilidad, porfiada, entiende, ¡¡no se puede!! 

Tuve que seguir intentando y finalmente funcionó mi tarjeta de crédito… que, generalmente no me gusta usarla, pero ahora me salvó y pude comprarme el gorrito para ese frío tan terrible que hacía cuando recién llegamos a Estocolmo.

Bueno, ahora sé que al parecer, los únicos lugares que aceptan efectivo son los supermercados y algunas tiendas grandes de muebles y herramientas.

Pero ¿a qué se debe esta nueva política? Tan normal para ellos, pero tan extraña para mi…

Estuve preguntando y resulta que el dinero en efectivo es muy caro de manejar debido a los sistemas de seguridad. 

Entonces, sin usar efectivo, ahorran en seguridad. Así mismo, las personas que trabajan en las tiendas de ropa, restaurantes o cafés dicen sentirse mucho más tranquilos trabajando sin tener dinero en efectivo bajo su responsabilidad. A la vez, han reportado que desde que se adoptó esta política,  los robos en el transporte público y en los bancos han disminuído.

¿Suena bien , ah? Buena idea…

Los bancos suecos emiten tarjetas de débito a niños desde los 7 años de edad -con permiso de sus padres, por supuesto- ya que ellos tampoco podrían ir a comprarse un helado usando monedas, cierto?  🙂

Este dato es interesante porque muchos de estos niños nunca sabrán lo que significa usar efectivo!!!… ¡imaginense! algunos quizás no conocerán nunca las monedas o los billetes… Y para poder conocer el dinero tendrán que verlo en los  libros o museos! jaja qué increíble…

Bueno, pero no todo funciona sólo con tarjetas de débito o crédito…para facilitar todas las transacciones, en el año 2012 se juntaron 6 de los bancos más grandes del país y desarrollaron una plataforma que permitiera hacer pagos fáciles instantáneos y de manera electrónica. La aplicación se llama “Swish” y es utilizada por el 50% de los Suecos.

El servicio funciona a través de una aplicación en el celular, en ella los usuarios conectan su número de teléfono con la cuenta del banco, lo que permite transferir dinero en cuestión de segundos. La aplicación es muy fácil de usar y hasta usa código QR.

Un día fui a una tienda de segunda mano con una amiga y no había nadie en la caja, sólo había un papel con un código QR e instrucciones… mi amiga me dijo, ok, voy a pagar con Swish! Le sacó foto al código y listo, pagado! … Sin nadie mirando ni fiscalizando, no es por nada, pero creo que hacer eso en Chile, sin supervisión, hoy sería imposible 🙂 aunque imagino que aquí también hay personas que no pagan sus cosas… pero de alguna forma, funciona. Supongo que es cuestión de costumbre…

Y bueno, a propósito de Chile… Allá no tenemos Swish y aún es posible pagar en efectivo en todas partes, peeeeero! Durante el año pasado, un 76,7% de la población afirmó haber reducido el pago con dinero efectivo o, directamente, abandonó esta forma de pago. En efecto, debido a la pandemia, muchas tiendas pidieron que por favor dejaran de usar billetes y monedas y trataran de usar sólo tarjetas, para así disminuir el contacto e intercambio de dinero que podrían estar contaminados con el virus. Pero ojo que, si no tenías tarjeta, igual aceptaban el efectivo…Esa es la gran diferencia. 

Hoy llevo un poco más de tres meses viviendo en Suecia, y considerando que ya no dependo de mis tarjetas chilenas, porque por fin ya tengo una cuenta sueca… puedo decir que, no es tan terrible y que ya me acostumbré 🙂 Así es que choque cultural número uno, superado! 🙂

Un gran abrazo y gracias por escucharme! recuerden que  “el spanish” llegó para quedarse.

¡Nos escuchamos pronto! chao, chao.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s